El quiromasaje trata el músculo afectado, además favorece la correcta distribución de las energías corporales, propiciada por su carácter sensorial. Alivia y reduce el dolor, relaja y elimina el estrés, y es bueno en numerosas afecciones musculo esqueléticas.

Se consiguen efectos tanto de forma directa como refleja y sensación de bienestar.

  • Masaje Relajante  (de pies a cabeza, tipo sueco (Manual)
  • Masaje de Pindas  (Saquitos con semiollas y aceite caliente)
  • Masaje Descontracturante  (Manual, aparatología y/o electroestimulación)
  • Masajes zonales  (cara, espalda-cadera, cuello, piernas, pies…)
  • Masaje deportivo  (Manipulación y/o electroestimulación)
  • Tratamiento de lesiones (tendinitis, esguinces, torceduras, pinzamientos…)